Discurso de despedida de la reina

2013-04-29 - Beatrix der Nederlanden


En la víspera de mi renuncia, me gustaría aprovechar esta oportunidad para dirigirme a todos ustedes. La unidad y la libertad tienen tradicionalmente la pierna las fuerzas motrices que configuran el orden constitucional de nuestro país. En los años de lucha y rebeldía contra la dominación extranjera, las palabras del himno eran una fuente de esperanza y aliento: "Dedico la fe inquebrantable de este país de la mina"
Desde entonces, la lealtad incondicional de los padres fundadores de nuestro país tiene la pierna muy útil demostrada por todos aquellos que han luchado por nuestra libertad. A día de hoy, esta lealtad constituye el fundamento de la historia de nuestro país, que está estrechamente conectado con la Casa de Orange.

Desde 1890 en adelante, la unidad nacional estaba íntimamente ligada con cuatro jefas de Estado. Después de la reina regente Emma, ​​después de que mi abuela Guillermina - tan valiente en tiempos de guerra - y después de que mi madre Juliana, con su fuerte sentido del deber, la tarea y el privilegio de ser su reina cayó a mí. El poder unificador mostrado por las generaciones anteriores era mi inspiración. En nuestra monarquía constitucional, con la Constitución como nuestro fundamento, el monarca es sinónimo de unidad al servicio de una sociedad en constante cambio.

En la investidura, en presencia de los Estados Generales, el monarca jura defender la Constitución y proteger los derechos y libertades de todos los habitantes del reino. Lo contrario de la responsabilidad ministerial de los actos del monarca es el deber del monarca - dentro del gobierno - para coordinar sus acciones con los ministros. Leyes democráticamente promulgadas y decretos son ratificados por la firma del monarca. En la vida del día a día, el monarca puede contribuir al respeto de la democracia, de la solidaridad dentro de la sociedad y para la integración y el desarrollo personal de todos los sectores de la población. Esto exige dedicación plena y sin reservas a lo que - tarde o temprano, en mayor o menor grado - se presenta como el interés común de nuestra sociedad. Ni el poder ni la voluntad personal, ni una pretensión de heredar la autoridad, sino únicamente la voluntad de servir a la comunidad pueden dar contenido a la monarquía de hoy.

En el cumplimiento de esta tarea, la monarquía tiene como objetivo fomentar una comunidad cuyos miembros sienten la solidaridad con los demás. A lo largo de los últimos treinta y tres años he tenido el privilegio de conocer a un gran número de mis compatriotas que ellos mismos ponen al servicio de los demás, demostrar su compromiso y están dispuestos a hacer todo lo posible para su país.

He visto lo que el esfuerzo creativo y la perseverancia pueden lograr en las más diversas circunstancias. Con los años, mi aprecio por los impresionantes logros de la gente en la ciencia, el arte y la cultura ha crecido enormemente. Alcance de auto-expresión y la exploración de nuevas vías son de vital importancia para todos nosotros. La manera como la gente de diferentes creencias o convicciones buscan acercarse a otro me ha conmovido profundamente, muy útil porque es un signo de apertura y tolerancia.

En todo esto, la gran confianza que han depositado en mí era indispensable. He compartido la alegría y el orgullo nacional con ustedes. Y he compartido en tu tristeza y ansiedad. La población de los Países Bajos en Europa y en las regiones caribeñas del Reino me han fortalecido con calidez y expresiones espontáneas de solidaridad. Más allá de nuestras fronteras también, contactos internacionales han demostrado su valía en Fürth anillo de la comprensión mutua. Las vicisitudes del mundo tocan nuestra vida cotidiana. Innumerables lazos nos unen a las personas en otros continentes. Esto nos obliga a remainning abierto a otras formas de vida y otras culturas.

Una Europa dividida tiempo llevaba las cicatrices de un pasado marcado por la guerra y la violencia. Hoy en día, la cooperación pacífica y la conciencia de los intereses comunes prevalezcan. Las decisiones tomadas por la Unión Europea para determinar nuestra vida diaria cuando sea necesario o útil. Nuestro propio interés nos obliga a contribuir al interés común y para la perspectiva más amplia de la responsabilidad compartida en el mundo.

En todo esto, tuve la gran suerte de ser inicio para contar con el apoyo del príncipe Claus. Sus ideas sensatas y el enfoque matizado fueron de gran valor para mí. A través de su trabajo en el campo de la planificación urbana, el medio ambiente, la cooperación al desarrollo y de la cultura, se centró la atención en los temas sociales cruciales. Él enseñó a nuestros hijos, cuando eran aún muy joven, a estar atentos a la evolución de la sociedad y con la necesidad y el sufrimiento en el mundo. De esta manera, él trajo a nuestra casa cerca de los tiempos modernos. Historia que de hecho puede concluir mi elección de marido era la mejor decisión que he tomado.

Desde que anuncié mi intención de renunciar al trono, me han abrumado por las muestras de calidez y amabilidad, acompañado de una profunda comprensión de mi deseo de entregar mi tarea al Príncipe de Orange. Él está bien preparado para cada aspecto de su nuevo cargo, a través de sus actividades intensivas en el ámbito nacional e internacional y su profundo interés en los acontecimientos que tienen lugar en nuestro mundo hoy. Durante la ceremonia de investidura en el Nieuwe Kerk en Amsterdam, el Rey Willem-Alexander aceptará el imperativo eso es esencial para la oficina: actuar sin tener en cuenta las preferencias personales, y para estar por encima de los intereses o de partido o grupo. En el cumplimiento de su tarea, le pedirá el apoyo y la confianza del pueblo holandés. Todos nos sentimos bendecidos también por su entrañable esposa Máxima, con el corazón caliente y clara comprensión de las relaciones humanas, jugará un papel especial.

Al establecer mis deberes como reina, soy sobre todo lleno de un sentimiento de profunda gratitud. Sin su conmovedora y expresiones Fomento de sentido, las cargas de la oficina - y que sin duda han themelves hechas de fieltro - habría sido muy pesado en efecto. Me gustaría saber, en la despedida, que su afecto me ha dado la fuerza que necesitaba. En el futuro también, su cercanía seguirá siendo un gran apoyo.