Transformar la nacion filipina

1969-12-30 - Ferdinand Marcos




Mis compatriotas:

Han pasado cuatro años desde que tomé mi primer juramento como Presidente de la República de Filipinas. Hemos viajado mucho desde entonces. En ese año y hora en que asumió la presidencia, encontramos un gobierno al borde de la catástrofe y el colapso, un gobierno que impulsó el miedo ante lo inspiró esperanza, plagada de indecisión, despreciado por las dudas, su economía despojados de su tesorería saqueado, su destello brilló restante pasado para iluminar el camino de pánico. Pero el pánico, no lo hicimos. Más bien en contra de los gritos habituales estridentes de los cínicos que mantuvieron la fe, y la fe en que perseveró, hasta la aprobación de esa nube terrible.

Hemos sobrevivido a la agonía, pasó la prueba.

Los resultados de estos esfuerzos son puntos de referencia sobre nuestra nación ahora. Hemos conquistado los primeros obstáculos en primer lugar.

Pero nuestra tarea no ha terminado. Porque nunca la tarea de construir la nación termina. Debemos forjar sucesivamente.

Usted me ha dado la tarea de liderazgo por un mandato abrumador y sin precedentes. Le doy las gracias por su confianza.

Dirijo esta nación en una nueva década, la década de los setenta, una década que es uno de los más cruciales de nuestra historia, así como en la historia de Asia y del mundo.

El mundo desea saber si el hombre está hecho impulsado por algún extraño instinto de autodestrucción o si sus ciencias sobre las relaciones de los hombres pueden ponerse al día o extralimitación de sus ciencias naturales.

En Asia, ahora tenemos que forjar una unidad constructiva y co-existir en paz con propósito, no en términos que aún deben redactarse por una ideología conquistadora, pero los bonos que ahora existen. Porque en los años de esta década difícil, Asia debe decidir si en esta vasta región de uno de los más grandes de los pueblos del mundo, se va a construir un santuario, o la creación de una prisión continental.

Decisión no pueden demorarse mucho más tiempo.

En nuestra propia tierra, acabamos de comenzar la construcción de una nación. Hemos tenido que telescópicamente en cuatro años lo que otras naciones logrados en las últimas décadas.

Hay una hipoteca de dedicación, de disciplina, de abnegado liderazgo en los campos ondulantes de color verde surgió de arroz milagro, en cada carretera o un puente, en cada escuela o un hospital, en cada proyecto de la comunidad que hemos construido.

Para que la disciplina es la otra cara del éxito.

Pero he oído los gritos estridentes de protesta contra la auto-disciplina de las gargantas doradas de los privilegiados y el cinismo articulada-los que todavía no han encontrado el rostro implacable de la pobreza. Oigo los gritos bien intencionados de los ignorantes e ingenuos al. A ellos dirijo esta súplica. Que compartan la carga con la gracia y el coraje de los pobres. Que hacer causa común con el pueblo. Demasiado tiempo hemos culpado el uno al otro los males de esta nación. Demasiado tiempo hemos desperdiciado nuestras oportunidades de encontrar faltas en los demás, como si esto podría curar nuestros males y rectificar nuestros errores.Vamos ahora a desterrar recriminación.

Hay muchos de nosotros que vemos las cosas como son y se quejan. y no vamos a ver las cosas como deben ser e inspirar.Vamos a soñar con la visión de lo que pudo ser y no lo que podría haber sido,

Hay muchas cosas que no queremos en nuestro mundo. No debemos simplemente llorar. Vamos a cambiar.

El momento es ahora. En el gobierno les prometo la más severa de liderazgo en integridad, así como la disciplina. Los funcionarios públicos deberán establecer la visión de la simplicidad dentro de los límites de la civilidad. Pido a su vez una respuesta por parte de los privilegiados. Seamos fieles a nosotros mismos como el pueblo de una nación pobre que lucha para ser próspero, sean cuales sean nuestras circunstancias personales, ricos o pobres, todos somos ciudadanos de la pobreza.

Hoy en día con nosotros, confianza en sí mismo ya no es una opción, es nuestro destino.

Los próximos años van a sentar las bases de una reforma, una reforma revolucionaria de nuestro nuestras políticas nacionales e internacionales-de los sistemas políticos, sociales, legales y económicos.

En verdad les de la década de los años setenta no puede ser para los débiles de corazón y los hombres de poca fe. No es para los llorones ni para los tímidos. Exige hombres y mujeres de propósito y dedicación. Se requieren nuevos hábitos nacionales, nada menos que una nueva moral social y oficial. Nuestra sociedad debe castigar a los ricos derrochadores que perder sustancia, incluyendo la nación sus reservas de divisas en comodidades y lujos personales.

La capacidad de la nación para el crecimiento está limitado por sus ingresos en divisas. Cada dólar gastado en la auto-indulgencia es un dólar quitado del empleo, de bienestar, de la educación de las naciones social y el bienestar económico.

La Presidencia dio el ejemplo de esta moralidad oficial y otros obligan a seguir. Cualquier acto de derroche en el gobierno será considerado no sólo una ofensa a las buenas costumbres, sino también un acto punible con la destitución de su cargo.

Con una nueva ética, vamos a superar los problemas que se enfrentan ahora.

Debemos descartar pánico complacencia abrazar; confían en nuestros esfuerzos por sí solos sin rechazar el apoyo de los demás.

No permitas que el futuro observar que el ser viril en el cuerpo de que se multiplicaron en número, sin aumentar en espíritu.

No exijo de ti más de lo que se exige de mí mismo y de gobierno. Así que no gestionan ante el gobierno lo que no puedes encontrar en ti mismo.

En la solución de nuestros problemas, este gobierno va a conducir.

Sin embargo, el primer deber que nos enfrentamos todos es cómo seguir creciendo en este país ahora un nuevo corazón, un nuevo espíritu que brota de la convicción de que mientras nuestros peligros son muchos, y muy pocos de nuestros recursos, no hay problema que no pueda superarse dada, sino la voluntad y el coraje.

Que cada hombre sea dueño de sí mismo, pero lo dejó en primer lugar, y sobre todo, ser su propia carga.

Es nuestro destino para transformar esta nación, empecemos por la transformación de nosotros mismos en primer lugar. En esta tarea formidable, no filipino, nadie en la tierra quedará exento cualquiera que sea su posición en la vida.

Ni la riqueza ni el poder se compra privilegio, la riqueza y el poder no deberá ultraje a la conciencia de nuestro pueblo.

Confiando en Dios y en nosotros mismos, debemos prometer, mis compatriotas, que en homenaje a la visión de una carrera, habrá en este lugar del universo, un pueblo fuerte y libre, rastreando sus raíces ancestrales a Asia, orgulloso de su herencia oriental y la cultura occidental, seguros en sus logros, un pueblo que se atreven a coincidir con la de hierro del mundo, sin perder su humanidad esencial, la erradicación de la injusticia social sin sembrar la anarquía, la práctica de la autodisciplina y la confianza en sí mismo, sin ostentación, la dignidad alcanzar sin perder amigos, en busca de la verdadera independencia sin provocar la guerra, abrazando la libertad incluso en la privación.

Así, demostramos a nuestra posteridad que nuestro sueño era cierto que incluso en esta tierra de herencia empobrecida, la ola del futuro no es el totalitarismo, sino la democracia.



Enviado por Enrique Ibañes