El pueblo chino ya se ha puesto en pie

1949-09-21 - Mao Zedong


Señores delegados: se inaugura

ahora la Conferencia Consultiva

Política, tan ansiosamente esperada

por el pueblo de todo el país.

Nuestra conferencia reúne a

más de seiscientos delegados, que

representan a todos los partidos democráticos

y organizaciones populares, al Ejército Popular

de Liberación, a las diversas regiones y

nacionalidades del país, así como a los chinos

de ultramar. Esto pone de manifiesto que la

nuestra es una reunión de gran unidad de todo

el pueblo.

Esta gran unidad la hemos alcanzado gracias

a nuestra victoria sobre el reaccionario

gobierno del Kuomintang, sostenido por el

imperialismno norteamericano. En algo más

de tres años, el heroico Ejército Popular de

Liberación de China, un ejército como pocos

en el mundo, ha desbaratado todas las ofensivas

del ejército de varios millones de soldados

del reaccionario Gobierno kuomintanista,

apoyado por Estados Unidos, y ha pasado

a la contraofensiva y a la ofensiva. En la actualidad,

los ejércitos de campaña del Ejército

Popular de Liberación, formados por varios

millones de hombres, han avanzado hasta

lugares próximos a Taiwán, Kuangtung,

Kuangsi, Kuichou, Sechuán y Sinchiang, y la

gran mayoría del pueblo chino ha logrado su

liberación. En poco más de tres años, todo el

pueblo, estrechando sus filas y apoyando al

Ejército Popular de Liberación, ha luchado

contra el enemigo y conquistado la victoria

básica. Sobre esta base se celebra la presente

Conferencia Consultiva Política del Pueblo

Chino.

Aésta la llamamos conferencia política porque

hace cosa de tres años celebramos, junto

con el Kuomintang de Chiang Kaishek, una

reunión que también se llamó conferencia

consultiva política. Sus resultados fueron

echados a pique por el Kuomintang de

Chiang Kaishek y sus cómplices, pero la conferencia

dejó un recuerdo imborrable en nuestro

pueblo. Puso en evidencia que es imposible

realizar, junto con el Kuomintang de

Chiang Kaishek, lacayo del imperialismo, y

sus cómplices, ninguna tarea de provecho para

el pueblo y que, incluso cuando se sacan

forzadamente algunas resoluciones, no se llega

a nada, pues tan pronto como se les presenta

la oportunidad, ellos las hacen pedazos y

desencadenan una despiadada guerra contra

el pueblo. El único efecto positivo de esa conferencia

fue la profunda educación que dio al

pueblo al hacerle comprender que no hay lugar

a ningún compromiso con el Kuomintang

de Chiang Kaishek, lacayo del imperialismo,

y sus cómplices, y que es preciso optar por

una de dos: o derrotar a estos enemigos o dejarse

oprimir ymatar por ellos, sin que exista

otra alternativa. En algo más de tres años, bajo

la dirección del Partido Comunista de China,

el pueblo chino ha tenido un rápido despertar,

se ha organizado y ha formado un frente

único de amplitud nacional contra el imperialismo,

el feudalismo y el capitalismo burocrático

y contra su representante general, el

reaccionario Gobierno del Kuomintang y,

apoyando la Guerra Popular de Liberación,

ha derribado básicamente a ese gobierno,

echado abajo la dominación del imperialismo

en China y revivido la Conferencia Consultiva

Política.

La presente Conferencia Consultiva Política

del Pueblo Chino se celebra sobre una base

totalmente nueva; es representativa de todo

el pueblo y goza de su confianza y apoyo.

Por tanto, la conferencia proclama que ejercerá

las funciones y poderes de Asamblea Popular

Nacional. Siguiendo su orden del día,

elaborará y adoptará la ley orgánica de la

Conferencia Consultiva Política del Pueblo

Chino, la ley orgánica del Gobierno Popular

Central de la República Popular China y el

programa común de la Conferencia Consultiva

Política del Pueblo Chino; elegirá el comité

nacional de la Conferencia Consultiva del

Pueblo Chino y el Consejo del Gobierno Popular

Central de la República Popular China;

adoptará la bandera y el escudo de la República

Popular China; determinará la capital

de laRepública Popular China y adoptará

el calendario vigente en la mayor parte del

mundo.

Señores delegados: todos tenemos la convicción

de que nuestro trabajo quedará inscrito

en la historia de la humanidad y demostrará

que el pueblo chino, que constituye una

cuarta parte del género humano, ya se ha puesto

en pie. Los chinos hemos sido siempre una

gran nación valiente y laboriosa, y sólo en los

tiempos modernos nos hemos quedado atrás.

Este atraso se debió exclusivamente a la opresión

y explotación del imperialismo extranjero

y de los gobiernos reaccionarios del país. A

lo largo de más de un siglo, nuestros antecesores

nunca cejaron en sus indomables y tenaces

luchas contra los opresores de dentro y de

fuera, incluida la revolución de 1911 dirigida

por el doctor Sun Yat-sen, gran precursor de

la revolución china. Nuestros antecesores nos

encomendaron dar término a su empresa inconclusa

y nosotros lo hemos hecho. Hemos

forjado nuestra unidad y derrocado a los opresores

internos y externos a través de la Guerra

Popular de Liberación y la gran revolución

del pueblo, y ahora proclamamos la República

Popular China. De aquí en adelante, nuestra

nación formará parte de la comunidad de

naciones amantes de la paz y la libertad. Trabajando

con coraje y laboriosidad, creará su

propia civilización y bienestar y, al mismo

tiempo, promoverá la paz y la libertad en el

mundo. Nuestra nación no será más una nación

humillada. Nos hemos puesto en pie.

Nuestra revolución se ha ganado la simpatía

y la aclamación de la grandes masas populares

de todos los países.Tenemos amigos en todo

el mundo.

Nuestro trabajo revolucionario no ha culminado

todavía. La Guerra Popular de Liberación

y el movimiento revolucionario del

pueblo siguen avanzando. Debemos continuar

nuestros esfuerzos. Los imperialistas y

los reaccionarios internos jamás se resignarán

a su derrota y forcejearán hasta el fin.

Aun después de establecida la paz y el orden

en todo el país, continuarán sus actividades

de zapa y provocarán disturbios recurriendo

amil medios; a diario y en todo momento tratarán

de montar su restauración en China. Esto

es inevitable y está fuera de toda duda; nunca

debemos relajar nuestra vigilancia.

Nuestro régimen estatal de dictadura democrática

popular es una poderosa arma para

preservar las conquistas de la revolución popular

y combatir los complots de restauración

de los enemigos internos y externos; tenemos

que empuñar firmemente esta arma. En

el plano internacional, debemos unirnos con

todos los países y pueblos amantes de la paz y

la libertad, en primer lugar con la Unión Soviética

y las Nuevas Democracias, a fin de no

estar solos en nuestra lucha por salvaguardar

los frutos de la victoria de la revolución popular

frente a los complots de restauración de

los enemigos internos y externos.

Con tal de que perseveremos en la dictadura

democrática popular y nos mantengamos

unidos con los amigos extranjeros, saldremos

siempre victoriosos.

La dictadura democrática popular y la unidad

con los amigos extranjeros nos permitirán

lograr rápidamente éxitos en nuestro trabajo

de construcción. Tenemos ante nosotros

la tarea de la construcción económica a escala

nacional.Dispondremos de excelentes condiciones:

una población de 475 millones y un

territorio de 9.600.000 kilómetros cuadrados.

Es cierto que enfrentamos dificultades,

muchas dificultades, pero estamos firmemente

convencidos de que el pueblo las vencerá

todas con su heroica lucha. El pueblo chino

posee riquísima experiencia en la superación

de dificultades. Si nuestros antecesores y nosotros

mismos pudimos atravesar ese largo periodo

de extremas dificultades y derrotar a las

poderosas fuerzas reaccionarias tanto internas

como externas, ¿por qué después de la victoria

no vamos a poder construir un país próspero

y floreciente? Siempre que mantengamos

nuestros estilo de vida sencilla y lucha

dura, permanezcamos unidos y persistamos

en la dictadura democrática popular y en la

unidad con los amigos extranjeros, podremos

lograr rápidamente victorias en el frente económico.

El auge de la construcción económica vendrá

necesariamente acompañado de un auge

de la construcción en la esfera cultural.Ha terminado

la época en que los chinos éramos

considerados como incivilizados. Surgiremos

ante el mundo como una nación de elevada

cultura.

Nuestra defensa nacional se consolidará y

no permitiremos que ningún imperialista

vuelva a invadir nuestro territorio. Debemos

conservar y desarrollar nuestras fuerzas armadas

populares tomando como base el heroico

y fogueado Ejército Popular de Liberación.

Contaremos no sólo con un poderoso ejército

de tierra, sino también con una aviación y

una marina poderosas.

¡Que tiemblen ante nosotros los reaccionarios

internos y externos!

¡Que digan que no valemos para esto, que

no valemos para aquello! Mediante tenaces esfuerzos

y con pasos seguros, el pueblo chino

llegará a su meta.

¡Gloria eterna a los héroes del pueblo caídos

en la Guerra Popular de Liberación y en

la revolución popular!

¡Aclamemos la victoria de la Guerra Popular

de Liberación y de la revolución popular!

¡Aclamemos la fundación de la República

Popular china!

¡Pleno éxito a la Conferencia Consultiva

Política del Pueblo Chino!




Enviado por Enrique Ibañes