A los colombianos

1827-06-19 - Simón Bolívar


Colombianos:

VUESTROS ENEMIGOS amenazan la destrucción de Colombia.
Mi deber es salvarla. Catorce años ha que estoy a vuestra cabeza,
por la voluntad casi unánime del pueblo. En todos los períodos de
gloria y prosperidad para la república, he renunciado el mando supremo
con la más pura sinceridad: nada he deseado tanto como
desprenderme de la fuerza pública, instrumento de la tiranía que
aborrezco más que a la misma ignominia. Pero ¿deberé yo abandonaros
en la hora del peligro? ¿Será esta la conducta de un soldado y
de un ciudadano? ¡No, colombianos! Estoy resuelto a arrostrarlo
todo, porque la anarquía no reemplace a la libertad y la rebeldía a la
constitución. Como ciudadano, Libertador y Presidente; mi deber
me impone la gloriosa necesidad de sacrificarme por vosotros.
Marcho, pues, hasta los confines meridionales de la república, a
exponer mi vida y mi gloria por libraros de los pérfidos, que después
de haber hollado sus deberes más sagrados, han enarbolado el
estandarte de la traición para invadir los departamentos más leales
y más dignos de nuestra protección.

Colombianos: la voluntad nacional está oprimida por los nuevos
pretorianos, que se han encargado de dictar la ley al soberano
que debieran obedecer. Ellos se han arrogado el derecho sagrado de

282 DISCURSOS Y PROCLAMAS


la nación; ellos han violado todos los principios, en fin, las tropas
que fueron colombianas, auxiliares al Perú, han vuelto a su patria a
establecer un Gobierno nuevo y extraño, sobre los despojos de la
república que ultrajan con mayor baldón que nuestros opresores.

Colombianos: yo apelo a vuestra gloria y a vuestro patriotismo:
reuníos en torno del pabellón nacional, que ha marchado en
triunfo desde las bocas del Orinoco hasta las cimas del Potosí; queredlo,
y la nación salvará su libertad, y pondrá en plena independencia
su voluntad para decidir sobre sus destinos.

La Gran Convención es el grito de Colombia, es su más urgente
necesidad. El Congreso la convocará sin duda, y en sus manos depondré
el bastón y la espada que la república me ha dado; ya como
Presidente constitucional, ya como autoridad suprema extraordinaria
que el pueblo me ha constituido. Yo no burlaré las esperanzas
de la patria. Libertad, gloria y leyes, habéis obtenido contra nuestros
antiguos enemigos: libertad, gloria y leyes conservaremos a
despecho de la monstruosa anarquía.



Enviado por Enrique Ibañes